6 nov. 2016

Facebook: ¿Por qué no debería dar “Like” ni comentar “Amén”?



¿Alguna vez le diste like a la foto de una niña con cáncer para mostrarle que “te importa”? ¿O escribiste amén para apoyar a otro niño con una enfermedad terminal? En Facebook estas publicaciones se cuentan por miles y todas ellas, sin margen de error, son publicaciones falsas.

Los especialistas lo advierten: estás en un error. Pero a uno, que se conmueve hasta los huesos con las imágenes de niños enfermos, de ancianos a poco de morir o de santos que te piden orar, damos like, compartimos y comentamos porque, al fin y al cabo, ¿Qué es lo peor que podría suceder?

Lo que esconden estas páginas es aterrador, pues contribuimos con sujetos que no los mueve la vanidad propia de tener likes, sino con un negocio que les genera mucho dinero y que podría ser perjudicial para nosotros.

¿Quiénes son y por qué lo hacen?

Tim Senft, fundador de Facecrooks.com, un sitio web que monitorea estafas y otros comportamientos ilegales o no éticos en Facebook, señaló que los creadores de estas páginas acumulan cientos de miles de likes y seguidores para luego desmontar la página y promocionar, por ejemplo, productos y obtener de esta forma una comisión.

Lo que también hacen, agrega el especialista, es vender la página con el mismo fin de promocionar un producto o, peor aún, la pueden vender a un foro de hackers.

Perder todo por un like

Sin embargo, lo peor podría ocurrir una vez que estamos a merced de los hackers. Senft informó a CNN en español que estas páginas vendidas podrían difundir malware (software que ataca la computadora del usuario), o para phishing, el acto de intentar juntar números de tarjetas de crédito, contraseñas u otra información personal a través de enlaces a sorteos o concursos falsos.


Algunas conclusiones

No hay enfermedad que se cure por un like, ni religiosidad que se alimente por escribir amén en Facebook. No existe campaña alguna que recaude dinero a favor de los necesitados por compartir publicaciones y nuestras conciencias, sea cual sea la carga, no debería soliviantarse por lo que escribimos o compartimos en redes sociales.

Así que nosotros ya compartimos la información y cumplimos nuestra parte, ahora depende de ti lo que pueda pasar o no con tu cuenta de Facebook y demás.
Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado, compártelo con tus amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coméntanos qué te ha parecido este artículo aquí: